Conexiones – Historias de Recuperación

El 38º Patrón de Recuperación – 30 de Agosto de 2022


“Los codependientes suelen exigir que sus necesidades sean satisfechas por otros. En la recuperación, encuentro y utilizo recursos que satisfacen mis necesidades sin exigir a los demás. Pido ayuda cuando la necesito, sin esperar.” https://archivo.divulgacioncoda.org/Textos/manual-para-reuniones-coda.pdf

Para mí, exigir no era un patrón de comportamiento obvio. Era insidiosamente sigiloso, incluso cuando era yo quien exigía. Aprendí a reconocer mis exigencias al notar el resentimiento anticipado que estaba dispuesta a desatar si la demanda no se cumplía.

Hoy en día, soy más capaz de notar la diferencia entre hacer una petición y una demanda. Con una petición, estaré bien sin importar la respuesta. Con una exigencia, o como lo llamó mi terapeuta «un contrato unilateral», habrá consecuencias emocionales que se derivan de la sensación de que la otra persona me debe algo, aunque nunca haya acordado esos términos.

Si tengo una necesidad o un deseo, es perfectamente razonable que lo pida. Si lo que necesito no está disponible o no me lo da libremente la otra persona, entonces me corresponde encontrar otra forma de obtener satisfacción y cuidar de mí misma.

Hace un par de meses, mi pareja sentimental me recogió para pasar una noche en su casa. Soy cuidadora de mi madre y había sido un día especialmente difícil. Necesitaba urgentemente el descanso que me esperaba y apenas me estaba conteniendo hasta su llegada. En cuanto me subí al asiento del copiloto, grité la orden de que nos fuéramos. Me tendió amablemente la mano y la aparté de un tirón. «¡No necesito que me calmes, necesito que conduzcas!» Le estaba gritando a alguien que me importaba porque mi enfermedad, mi codependencia, estaba desbocada.

Tras unos minutos en el camino, recuperé el aliento e hice una repetición mental instantánea de mi comportamiento. Me sentí arrepentida y avergonzada. También me sentí lo suficientemente tranquila como para dejar que mi recuperación me guiara. Me disculpé. Agradecí la presencia y la amabilidad de mi pareja. Le conté a mi cariñosa pareja lo que sentía. Y entonces hice lo más valiente que podía hacer en ese momento, pedí ayuda. Le dije que estaba agotada y le pregunté si estaría dispuesto y podría cuidar de mí durante la noche. Estaba dispuesta a aceptar la posibilidad de que me dijera «no». Si eso ocurría, le habría presentado la opción de darme un tiempo de tranquilidad para procesar por mi cuenta o llevarme de vuelta a casa.

Para mi asombro, dijo «sí». Rompí a llorar de alivio y gratitud. Después de uno o dos minutos más, las ganas de llorar se desvanecieron y cuando levanté la vista, vi a mi pareja con ojos nuevos. Reconocí que su amor por mí es verdadero, no tengo que tener tanto miedo al rechazo y al abandono por su parte. Está bien que me relaje un poco. Merece tener una relación sana y amorosa tanto como yo. Quiero ser una pareja amorosamente igualitaria que esté presente en esta relación, no revivir un pasado disfuncional. Mientras siga poniendo empeño en aprender, seguiré descubriendo nuevas facetas de mí misma y una capacidad cada vez mayor de ser cariñosa, amable y amada.

Caryn T. ~ 11/06/2022

Realizando las Doce Promesas – 23 de Agosto de 2022


Asistí a mi primera reunión de CoDA hace 30 años, cuando tenía 22 años. Mi padre, un alcohólico en recuperación, oyó hablar de ella y me sugirió que fuera.

Por aquel entonces, no estaba aterrizada y prestaba atención a todo el mundo menos a mí, interiorizando los estados de ánimo y los sentimientos de los demás y exteriorizando. No sabía cómo tranquilizarme y sentir mis propios sentimientos.

Creer, confiar y entregar mi voluntad a mi Poder Superior resultó en cambios milagrosos en mí. Aprendí a dejar ir y a dejar de controlar a los demás, a sentir y a centrarme en mí. Aprendí a amarme a mí misma y a los demás de forma saludable.

Las Doce Promesas de CoDA han sido verdaderamente realizadas por mí. He utilizado mis despertares espirituales para el servicio y he recibido mucho a cambio. He pasado muchos años iniciando reuniones y amadrinando miembros. Es una alegría ver a otros miembros transformarse, sanar y prosperar. Funciona si lo trabajas. Así que trabájalo, ¡tú lo mereces!

Catherine E. 22/06/22

Confío en Aquellos Que Son Dignos de Confianza – 17 de Agosto de 2022


“Aprendo a confiar en aquellos que son dignos de confianza». ~ Séptima Promesa.

Antes de asistir a mi primera reunión de CoDA, tenía una política de puertas abiertas para la confianza. Confiaba en la gente y en lo que decían – hasta que me daban una razón para no hacerlo.

Con la ayuda de las Doce Promesas de CoDA, he aprendido a protegerme confiando en las acciones de la gente, y no sólo en acciones aisladas, sino en acciones repetidas a lo largo del tiempo. Ahora mi ventana de confianza (que ya no es una puerta) sólo está abierta para aquellos cuyos actos coinciden con sus palabras a lo largo del tiempo: personas de confianza.

Por esta lección estoy eternamente agradecido.

Paz y Sanación
CD ~ 22/06/22

Mi Viaje en el Camino de la Recuperación –2 de Agosto de 2022


Empecé a trabajar los Doce Pasos y las Doce Tradiciones con mi madrina. Empecé a escribir historias que podía compartir en mis reuniones de CoDA. Sabía que allí me sentía segura y que nadie me criticaría. Eso era algo a lo que no estaba acostumbrada.

Cuando escribí mi momento de descubrimiento y realización, y se lo leí a mi madrina, me sugirió que lo enviara a CoDA. Me sorprendió que pensara lo suficiente en mi escrito como para considerarlo digno de tal organización. Así de baja era mi autoestima. Su ánimo y su confianza en mí me dieron el valor para seguir adelante y enviarlo. Para mi sorpresa, el Comité de Conexiones de CoDA Mundial lo publicó en su página Lectura Semanal.

En los últimos dos años, he tenido un acontecimiento que me ha cambiado la vida. Tuve una hemorragia cerebral (o derrame cerebral), pero he recuperado todas mis facultades, lo cual es un milagro. Si no fuera por los Pasos y Tradiciones de CoDA, las Promesas, los lemas, las afirmaciones, mi madrina, mi pastor, mis amigos, mis oraciones, mi esposo y la comunidad médica, sé que no podría escribir o hablarles de estos desafíos.

A menudo escribo sobre la naturaleza, los animales, los programas de juegos o los espectáculos musicales. Pienso y veo que los animales tienen sentimientos. Sólo que los expresan de una manera diferente. Soy capaz de ver el simbolismo y los diferentes comportamientos codependientes en las historias. Ahora me doy cuenta de que en realidad me estaba haciendo un perjuicio a mí misma, aunque estaba escribiendo lo que creo que es verdad. Escribí como si me dirigiera a un grupo de personas, por lo que a menudo escribía en tercera persona. Creo que Dios actúa de forma misteriosa. No fue hasta que leí un correo electrónico, cuando me di cuenta de que, aunque mis historias eran agradables y a veces humorísticas, en realidad estaba limpiando mi alma. Mi escritura era la forma en que Dios me hacía dar un paso más en la recuperación.

Agradezco a Dios, a mi madrina y a CoDA por ayudarme a seguir adelante. Siempre les estaré agradecida. Todavía tengo un largo camino que recorrer, pero sé que no estoy sola.

Que Dios los bendiga siempre. Linda C. – 19/06/22

Ya no estoy perdida – 26 de Julio de 2022


Crecí en un hogar que me proporcionó un gran campo de entrenamiento para la codependencia. Mi madre había vivido una gran tragedia y, además de lidiar con el trauma posterior, sufría otras formas de enfermedad mental. En un momento, podía ser divertida, encantadora, sensible y generosa, y al siguiente, montar en cólera que iba acompañada de sacudidas, gritos, romper cosas, hacer amenazas, etc. Mi padre, que era un superviviente de los abusos, era exactamente lo contrario: callado, introvertido y sin ganas de involucrarse.

Al llegar a la edad adulta, estaba aturdida y no distinguía realmente entre arriba y abajo. Me sentía muy atraída por las personas que sufrían mucho. Pensaba que podría salvarlos como no pude salvar a mis padres. Todavía sentía que tenía que responder ante mis padres y complacerlos a toda costa. No sabía cómo me sentía, ni qué necesitaba, ni qué significaba para mí. Tenía poca o ninguna habilidad de comunicación o habilidades interpersonales. Empecé a abusar del alcohol y a juntarme con hombres violentos. Intoxicada, actuaba como mi madre en sus ataques de ira. Mi comportamiento oscilaba entre los extremos: me mostraba muy autocomplaciente o muy controladora, dependiendo de la dinámica de poder en la relación. Llegó un momento en el que estaba en la beneficencia, comiendo en comedores sociales, bebiendo y metiéndome en problemas. Con el tiempo, me puse sobria, pero aún no tenía ni idea de cómo vivir.

CoDA me enseña a vivir: cómo entrar en contacto conmigo misma (mis sentimientos, mis necesidades) y expresar ese yo al mundo. Me enseña habilidades de comunicación e interpersonales, por ejemplo, a establecer límites y a pedir lo que necesito. Me enseña a valorar las necesidades y los sentimientos de los demás y a verlos, no como más o menos importantes, sino en pie de igualdad con los míos. Me enseña la honestidad, la vulnerabilidad y la humildad, así como la autoestima y la asertividad. Me enseña a valorar la reciprocidad en las relaciones.

Hoy en día, mis relaciones han mejorado mucho, aunque sigo teniendo problemas en algunas áreas. Pero ahora tengo herramientas y un camino que seguir. Ya no estoy perdida.

Sandy S. 14/06/2022

Mantener la Cabeza y los Pies en el Mismo Lugar– 19 de Julio de 2022


A cuatro semanas de mi boda, el virus Ómicron estaba destrozando mi ciudad. ¿Y si mi madre se contagia y no puede venir? ¿Y si la madre de él, inmunodeprimida, se contagia en el vuelo, en el restaurante, en la boda y la matamos? ¿Y si me contagio yo? ¿Cómo se celebra una boda sin novia? ¿O sin un novio?

Después de unos días de ingobernabilidad, finalmente me acerqué a mi madrina que me propuso: «Mantén la cabeza y los pies en el mismo sitio». Mis pies estaban en enero, pero mi cabeza estaba en febrero. No puedo decir que tuviera mucho éxito el primer día. Pero seguí volviendo a ser consciente de que no estaba en un solo lugar. Seguí entregando las circunstancias del día de nuestra boda al cuidado amoroso de mi Poder Superior. Después de una semana de práctica, parecía que había llegado a aceptar que no tenía ningún poder sobre el futuro. Serenidad.

Llegó el día de la boda. Todo el mundo llegó a la boda, y nadie se contagió de Ómicron. Y mi Poder Superior nos regaló la boda más impresionantemente hermosa, por encima de todo. Mi preocupación de 4 semanas antes era por nada, y estoy tan contenta de haber podido entrar en la serenidad durante las últimas 3 semanas antes de mi boda – gracias a mi amoroso Poder Superior y a CoDA.

Vanessa 08/06/2022

Reuniones con «Mucha Recuperación» – 12 de julio de 2022


Llevo seis años en este programa. En ese tiempo, he asistido a una gran variedad de reuniones; cada una con su propio formato, estructura y estilo. Me han acogido y comprendido, una y otra vez. He experimentado un sentido de pertenencia como el que mencionan las Doce Promesas de CoDA. He notado algunos rasgos comunes que lo hacen posible:

· Los miembros de CoDA experimentados ofrecen un modelo saludable al escuchar bien y compartir honestamente.
· El formato de la reunión fomenta un espacio seguro al dejar claras las directrices para todos.
· Se agradece a los recién llegados que se presenten y se les anima a seguir viniendo.
· Las conversaciones durante el compañerismo son respetuosas e inclusivas.
· Las decisiones de la reunión son tomadas por la Conciencia de Grupo- todos están invitados a participar.
· Los conflictos que surgen se resuelven apoyándose en la sabiduría de las Doce Tradiciones.
· El liderazgo humilde es realizado por voluntarios dispuestos a trabajar activamente en los Doce Pasos.
· Los servidores de confianza se turnan para hacer diferentes trabajos y piden ayuda cuando la necesitan.
· Las oportunidades están a disposición de todos los que deseen prestar un servicio.

Cuando era nueva en CoDA, me sentí intimidada por los líderes en mis primeras reuniones. A medida que fui regresando, llegué a conocerlos como personas reales en lugar de las figuras de autoridad que esperaba. Su dedicación y actitud general me inspiraron. Eran cálidos, cariñosos y divertidos, así que empecé a sentirme más tranquila. Hacían todo lo que podían y el hecho de que fueran abiertos en cuanto a que no eran perfectos me dio esperanza. Cuando asumí un puesto de servicio, me animaron a pedir ayuda si la necesitaba, pero también confiaron en que me las arreglaría a mi manera. Eso fue aterrador y liberador al mismo tiempo. A lo largo de los años, he ido asumiendo gradualmente más y diferentes compromisos de servicio a muchos niveles distintos. Mi confianza aumenta cada vez que me supero. De vez en cuando, un recién llegado me dice algo que me recuerda cómo solía admirar a los servidores de confianza y me sorprende. También me ayuda a tener presente cómo era entrar en los salones al principio. Realmente quiero compartir los dones que he recibido y que sigo ganando a través de este programa. Por eso hago mi parte para ayudar a las reuniones a las que asisto, para que podamos ser cocreadores de un ambiente en el que «mucha recuperación» pueda seguir ocurriendo.

Con gratitud en el servicio,

Caryn T. 5/6/2022

Haciendo Limonada en la Recuperación – 6 Julio de 2022


Mi grupo de Estudio de Pasos de CoDA compartió una lectura diaria y se refirió al dicho «Cuando la vida te da limones, haz limonada». Un compañero de grupo compartió la siguiente declaración y me inspiró a reflexionar y escribir más sobre el tema.

“Mi limonada sale mejor si no me descuido a mí misma al hacerla” ~ Dora Lee M. (incluido con permiso).

Esto es lo que he sacado de ambos …
Si me descuido a mí misma mientras hago mi limonada, especialmente si lo hago antes de añadir el dulce … mi limonada y mi vida pueden acabar siendo bastante amargas y difíciles de tragar.

Me he descuidado muchas veces en esta vida. He pasado mucho tiempo estos últimos 8 meses desaprendiendo algunos hábitos y creencias bastante agrias.
Estoy aprendiendo que está bien no estar bien a veces. Está bien decir que no. Está bien y es probable que me desilusione y que desilusione a los demás a veces y que todas las partes sobrevivirán. Está bien perderse y pedir ayuda para volver al camino de encontrarme a mí misma. Está bien cometer errores, y cuando lo hago, lo admito, digo que lo siento y corrijo el rumbo. Este viaje de vuelta a mí misma no es una carrera, no se trata de la perfección, se trata del progreso, cada pequeño paso hacia el progreso importa. Contaré las pequeñas victorias, las bendiciones, y daré las gracias por todo ello.

Sólo por hoy voy a estar presente durante el proceso de elaboración de mi limonada. ¡¡El equilibrio entre mi amargo y mi dulce es la clave de una limonada sabrosa!!

~Stephanie F~ 07/06/2022

Mi Experiencia, Esperanza y Recuperación en CoDA – 28 de diciembre de 2021


Me uní a las reuniones de CoDA en junio del 2021, después de una serie de relaciones codependientes poco saludables, incluyendo un matrimonio de seis años. Me endeudé con más de 10.000 dólares en mi relación más reciente. Compré un coche y muebles para mi pareja, y fui encarcelada (durante 14 días) al tratar de interrumpir una pelea en la que él estaba involucrado. Me acusaron de agresión, entre otros cargos. Después me di cuenta de que era hora de hacer algunos cambios positivos para mejorar mi vida y a mí misma.

Afortunadamente, tuve un terapeuta que me recomendó CoDA. Llevo un año soltera y nunca me he sentido mejor. Se siente muy bien ser parte de una comunidad y tener el apoyo y la comprensión que ofrecen los miembros de CoDA. ¡Gracias, CoDA, por toda la ayuda!

Lorraine 28/9/21

* Es posible que estas páginas no hayan sido revisadas, respaldadas o aprobadas por Co-Dependents Anonymous Inc.

Los escritores aceptan una liberación compartida de derechos de autor, lo que permite a Co-NNections® y / o CoDA, Inc. publicar sus trabajos sin compensación y otorga a Co-NNections y / o CoDA, Inc. el derecho a reutilizar cualquier trabajo en publicaciones futuras. Este acuerdo permite al autor y Co-NNections y / o CoDA, Inc. el derecho a reutilizar el trabajo en cualquier esfuerzo futuro.